viernes, 8 de octubre de 2010

Columna "La filosofía y la vida cotidiana" (Radio Diamante FM)

Estimados/as:
Comparto con ustedes los audios de la columna radial “La filosofía y la vida cotidiana” que estoy llevando a cabo en el programa “La mañana en Camino” en Radio DiamanteFM (98.7) los días miércoles a las 11.oohs.
El ciclo propone vincular temáticas filosóficas con las preocupaciones cotidianas de los ciudadanos. Asimismo, presenta algunos aspectos centrales de cada tema propuesto de manera ágil y sencilla.
El desarrollo de la columna se plantea como instancias de diálogo con Alejandro Camino, conductor del programa.

AUDIOS:

¿Por qué y para qué cuestionar la vida cotidiana? – Si partimos de la base de que la filosofía es la disciplina que pone en cuestión hasta los hechos más obvios, ¿qué sentido tiene ese cuestionamiento si se lo vincula con la cotidianeidad? ¿Para qué resulta necesario hacer preguntas? ¿Cuáles son los hechos que se nos pasan desapercibidos en el día a día pero que merecen nuestra reflexión?
http://www.goear.com/listen/f3bb12e/por-que-la-filosofia-introduccion-al-ciclo-horacio-bernardo

Discutir bien, discutir mal. Los errores más comunes que cometemos en las discusiones – ¿Por qué muchas veces los argumentos más convincentes no son los más lógicos? ¿Por qué un razonamiento inteligente puede ser tomado como una trivialidad en una discusión cotidiana? ¿Qué tipo de razonamientos parecen ser coherentes pero ocultan graves errores que pasan desapercibidos? Desde la lógica, la teoría de la argumentación o la “Lógica viva” de Carlos Vaz Ferreira, se ha intentado dar cuenta de estos hechos que ocurren diariamente en las discusión tanto públicas como cotidianas.
http://www.goear.com/listen/61645cf/errores-mas-comunes-en-las-discusiones-horacio-bernardo

Los poderes que nos atraviesan en la vida cotidiana – Una vida cotidiana se desarrolla en un sinnúmero de instituciones (empresa, centros educativos, familia, etc.) ¿Cómo influye el poder de las instituciones y de los otros en la vida cotidiana? ¿Nosotros también ejercemos poder sobre otros?
http://www.goear.com/listen/ae03ea9/sobre-el-poder-horacio-bernardo

La nacionalidad oriental. Mitos y realidades – Entender el presente del Uruguay insume buscar los rastros del pasado que se trasladan a nuestra cotidianeidad. ¿Cómo entender nuestra identidad como uruguayos? ¿Qué mitos se esconden detrás de la nacionalidad endeble que marca un tipo de idiosincrasia actual? Esa idiosincrasia, ¿fue siempre así?
http://www.goear.com/listen/071114f/la-independencia-del-uruguay-horacio-bernardo

Uruguayos, entre europeos y latinoamericanos – En el imaginario común, el uruguayo aparece como un híbrido entre el europeo y el latinoamericano. ¿Qué causas históricas sostienen esta imagen? ¿Qué tanto responde a nuestra realidad actual?
http://www.goear.com/listen/72b5704/uruguayos-entre-europeos-y-latinoamericanos-horacio-bernardo

Los valores –¿Qué queremos decir cuando hablamos de nuestros valores? ¿Cómo influyen los valores en nuestras decisiones cotidianas? ¿Se pierden o se transforman a lo largo del tiempo? ¿Cuánto influye el contexto social en la elección de los valores individuales?
http://www.goear.com/listen/6875825/los-valores-horacio-bernardo

15 comentarios:

A las 9 de octubre de 2010, 11:39 , Blogger Pablo Romero ha dicho...

Muy bueno, Horacio! Lentamente la filosofía empieza a recobrar aquellos espacios perdidos. Lo cotidiano y el espacio público vuelven a estar en el horizonte vital y urgente del filosofar gracias a emprendimientos como los que vos estás llevando adelante.

Felicitaciones y a seguir por ahí!

Abrao grande,

Pablo

 
A las 9 de octubre de 2010, 15:06 , Blogger Patricia Carabelli ha dicho...

¡Felicitaciones Horacio y felicitaciones a los filòsofos por estas salidas resignificativas de los medios de comunicaciòn que por momentos se vuelven el àgora de la modernidad!
Por suerte ahora se puede acceder a los programas de formas antes impensables; siempre es bueno escuchar diàlogos y reflexiones vinculadas a problemas y preguntas que nos hacemos diariamente.

 
A las 9 de octubre de 2010, 22:10 , Blogger Horacio Bernardo ha dicho...

Pablo: Coincido con lo que decís, claro. Creo, adicionalmente, que habría que considerar el "modo" de hacer filosofía como parte de cada propuesta filosófica en sí. Esto incluye, además de los temas, los canales empleados y la elección de los elementos discursivos. Si bien lo que estoy diciendo no es nada nuevo, creo que es bueno tener presente que estos aspectos (para nada accesorios) son parte central del acercamiento de la filosofía a las necesidades concretas de las circunstancia de las que parte.
Te mando un abrazo, y arriba con tus emprendimientos también,
Horacio

 
A las 9 de octubre de 2010, 22:18 , Blogger Horacio Bernardo ha dicho...

Patricia: Muchas gracias. Yo creo que si estos emprendimientos aportan a revitalizar la filosofía, entonces son parte efectiva de una propuesta filosófica. Un abrazo, Horacio

 
A las 14 de octubre de 2010, 8:53 , Blogger Laura Chalar ha dicho...

Interesante blog, Horacio. Recuperemos la tradición filosófica uruguaya, que es valiosa e importante. Te mando un abrazo.

 
A las 15 de diciembre de 2010, 23:03 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy bueno

 
A las 20 de diciembre de 2010, 15:03 , Anonymous Anónimo ha dicho...

El licenciado Bernardo enuncia que los debates no son peleas, que no incluyen violencia, y que las apologías que se hacen a las posturas que cotidianamente adoptamos, básicamente son de esta índole, luego nos dice que los argumentos que empleamos incluyen no solo un aspecto racional, sino que también incluyen un aspecto afectivo y que de hecho las personas no pueden escapar de este último aspecto, y que hasta, algunas veces, por él se defiende lo que se está defendiendo; ahora bien pienso que esto puede resultar contradictorio desde el punto de vista de que el hombre no puede debatir, dentro de un ámbito cotidiano y sin escapar de lo afectivo, excluyendo por completo a la algo de violencia o acaloramientos, en algún momento y en algunas discusiones, las defensas de las posturas los harán enfadarse, por ejemplo, siendo filósofos y amigos, Fichte, Schelling y Hegel se distanciaron entre ellos por las diferencias que se ganaron defendiendo sus posturas.(Shirley)

 
A las 20 de diciembre de 2010, 16:48 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Estoy de acuerdo con el licenciado Bernardo en que la discusión no tiene nada que ver con la pelea, son cosas totalmente distintas. La discusión, el diálogo es la defensa de dos posiciones distintas con argumentos que apelan a la razón, la violencia, la pelea, generalmente se da cuando ya no se tienen argumentos, podriamos decir válidos, para defender tu posición y no se tolera el hecho de haber "perdido" en la discusión. Por otro lado la afirmación del autor de "la discusión está hecha de palabras y lo que se puede hacer con palabras se puede deshacer con palabras" puede funcionar si sólo estamos hablando de argumentos, pero si recordamos que el diálogo no sólo tiene un aspecto racional (de argumentos) sino también tiene un aspecto emotivo, muchas veces las palabras pueden ser hirientes y eso ya no se puede deshacer. (Jeshira)

 
A las 20 de diciembre de 2010, 17:18 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Me parece correcto que se haga la distinción entre discutir y pelear aunque a menudo se pueda dar una combinación de ambos, pero esta distinción tiene importancia debido a que con peleas (violencia) no se llega concretizar los argumentos caso contrario si se da en el discutir, en el cual lo que se busca es argüir una postura. Se menciona dos aspectos importantes el lógico, el cual está acorde a la racionalidad y por ende al uso de argumentos y el otro aspecto emotivo la cual como se menciona va por nuestra afectividad a lo cual se explica que estos aspectos son inseparables; también hay que entender que esto repercute en las personas y que en algunas prima el lado racional y en otras el lado emotivo, remontarse a los griegos me parece pertinente ya que en Grecia es donde la retorica y la erística se ven como disciplinas, y como todo argumento esta hecho de palabras obviamente se puede deshacer con las mismas, pero hay que advertir que estamos en el campo filosófico ya que si vemos la ciencia es otro tema. Como era de esperar se tenía que hablar de Aristóteles el cual buscaba un criterio de valides, y esto es puramente racional, pero al mismo tiempo se puede usar esta para hacer argumentos aparentemente correctos como es el caso de las falacias; al hablar de falacias se menciona que se cometen estas en el dialogo cotidiano según Ferreira a lo cual estoy de acuerdo, pero muchas veces creo esto se debe a que el lenguaje se presta a errores.(Andrei Gómez)

 
A las 22 de diciembre de 2010, 9:46 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Discutir bien discutir mal
La discusión siempre se va a dar entre dos o más personas, teniendo posturas diferentes, es así que las discusiones se da un tema a discutir, esto se hace racionalmente. El hombre tiene la capacidad de discutir sobre un problema que sea importante es así teniendo en cuenta la tolerancia para llegar a un acuerdo.
Gaby Melendres

 
A las 22 de diciembre de 2010, 16:22 , Blogger edwin ha dicho...

"Discutir bien, discutir mal"
Hay muchas discusiones cotidianas, por ejemplo en la familia, que no se ponen de acuerdo en comprar un auto, hay una discusión que hace entender que él no esta de acuerdo con ella en comprar el auto. Este problemática se presenta muchas veces en los hombres y me parece interesante que debemos elegir nuestras decisiones adecuadamente. Si nosotros defendemos una postura nuestra, debemos de convencerla para que no los acepte y elegir lo correcto mediante la discusión o racionalmente. No está de más una discusión antes de tomar decisiones que después pueden ser lamentables.

 
A las 22 de diciembre de 2010, 16:52 , Anonymous luz ha dicho...

Las palabras resultan ser la mejor arma, las agresiones físicas ya serian algo de más, si bien es cierto hablando se confunde a cualquier mortal, puedes hablar de una forma y cambiarla a tu conveniencia, disfrazar a un lobo de corderito sin necesidad de encontrar traje alguno, por ejemplo: se vio al chino y a Vargas llosa el chino con su gran discurso quién engaño a miles de personas, sin embargo Vargas llosa por decir la verdad y no usar discurso barato y engañoso, no gano las elecciones, bien se puede usara las palabras para el beneficio de uno mismo, solo es cuestión de saberlas usar en cualquier situación, sin necesidad de gritar ni golpear, solo es cuestión de ser artista en hacer que las palabras actúen a favor de uno mismo.

 
A las 22 de diciembre de 2010, 17:02 , Blogger monica ha dicho...

Estoy de acuerdo en que las discusiones se deben solucionar mediante palabras y la misma comunicación verbal, pero más no agresiones o peleas. En las discusiones se puede dar siempre y cuando las personas tengan unas diferencias o posturas diferentes de ambos, esto implica los aspectos emotivos o racionales. Estas discusiones pueden ser el arte de defender una posición del intentan defender su postura, lo que lleva a algo lógico, racional. Por tanto es bueno saber armar un argumento aceptable, siendo así un arte maravilloso para defender una idea que le es verdadero para uno mismo, siendo así coherentes y precisos. Discutir es desarmar el argumento del otro armando ideas que puedan dañar el argumento del otro, pero no dañando a la misma persona sino a las posturas de cada uno.

 
A las 22 de diciembre de 2010, 17:36 , Blogger william ha dicho...

Cuando se habla de discutir bien se dice que no se debe pelear o levantar la voz, el arte de discutir es una habilidad que se aprende y se adquiere para poder hablar, ya sea de temas distintos que pertenezcan a nuestra realidad o nuestro propio entorno.
Este acto de discutir se puede emplear en nuestra vida cotidiana, discutir bien es hablar bien algo y tener buenos fundamentos y conocer de lo que se va a hablar, mientras que discutir mal seria desconocer el tema y hablar de algo que no tiene sentido en la conversación, solo se puede discutir si uno se olvida de sus concepciones, ideologías, etc. Hablar sin fundamento y no saber manejar los argumentos en una conversación puede crear un acto de confusión y no sabemos como ira a reaccionar esa persona y como es su forma de actuar, esto haría que no halla una conversación fluida entre personas que sea como un teléfono malogrado donde se confundan las palabras y se interpreten de distintas formas.
Entonces se entiende como discutir bien, saber hablar y dejar hablar al otro, escuchar para que te escuchen, este arte nos ayuda a tener un mejor conocimiento de nuestros problemas de la realidad, así el tema de discusión sea algo simple, siempre dará el motivo de pensar y analizar porque suceden dichas cosas y como suceden., este proceso se ha dado durante la existencia del hombre a lo largo de la historia y durante su evolución, el hombre lo que ha hecho es crear cultura.
Villacorta macedo, William Edgardo.

 
A las 25 de marzo de 2011, 13:04 , Anonymous Adriana Dos Santos ha dicho...

Discutir bien o mal dependerá directamente de que los interlocutores cuenten con determinado nivel cultural mínimo. La aceptación de posturas diferentes a la nuestra y la construcción de argumentos que no ataquen al otro, es fruto de cierta evolución personal. Lamentablemente, este método no violento de comunicación requiere la flexibilización previa del pensamiento mediante el estudio, la aguda observación o el intercambio constante con otras personas. De alguna manera, esta "gimnasia" mental es la que nos permite debatir sin lastimar. Por supuesto, si tomamos la discusión como una contienda con un ganador y un perdedor, nunca podremos poner en práctica métodos sanos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal